Feeds:
Antradas
Comentairos

Posts Tagged ‘Alitar Asturies’

M. F. ANTUÑA

La dictadura ya agonizaba cuando nació Conceyu Bable, el origen de todo, el germen de una lucha por la cooficialidad de la llingua que ha conducido al aquí y ahora, cuando una escritora en asturiano acaba de asumir el cargo de consejera de Cultura. Berta Piñán, aunque entonces todavía era una niña, conoce a fondo la lucha que iniciaron en 1974 Xosé Lluís García Arias, Xuan Xosé Sánchez Vicente y Lluís Xabel Álvarez, entre otros, que llegó después de que surgieran entidades como la Asociación de Amigos del Bable o la Asamblea Regional del Bable.

En 1976 se registró la asociación Conceyu Bable cuando aún ese segundo término para referirse a la llingua no estaba proscrito para los asturianistas. «En mi casa la aparición de Conceyu Bable se vivió con emoción y con entusiasmo, de repente la lengua de la intimidad familiar se revestía de dignidad pública; era la primera vez que se hacía algo semejante», explica Ramón d’Andrés, que entonces tenía 15 años y recuerda perfectamente cómo había surgido dos años antes como una sección dentro de la revista ‘Asturias Semanal’ que dirigía Graciano García. Comenzaron las pintadas, las pegadas de carteles, las excursiones, las ventas de libros para recaudar fondos y en 1978 desde Conceyu Bable se estrenó la sección ‘Alitar Asturies’ en el diario El Comercio, que marcó un antes y un después en la manera en la que los medios de comunicación trataron a la llingua asturiana.

(more…)

Advertisements

Read Full Post »

ANTÓN ARGÜELLES

L’asturianu tuvo presente nos medios de comunicación dende’l nacimientu de les primeres cabeceres en sieglu XIX. Precisamente, lo escepcional foi qu’apareciera en publicaciones llibresques. La mayoría de lo que sabemos de la producción de los escritores decimonónicos ye lo que publicaron nos periódicos. La prosa en llingua asturiana naz arreyada a diarios como El Faro Asturiano. Na mayor parte del sieglu XX la situación nun varió gran cosa. Y cuando cambió fíxolo dende les páxines d’un selmanariu: Conceyu Bable foi primero una sección d’Asturias Semanal. Dende’l puntu de vista sociopolíticu, aquella sección representó un corte epistemolóxicu. Dende’l puntu de vista periodísticu, la novedá foi menor. Había yá dalgún precedente de los xéneros periodísticos cultivaos neses páxines, principalmente la noticia, la crónica y la opinión. Ye verdá que lo normal hasta aquella foi que la prosa n’asturianu quedara llendada al diálogu, al monólogu o a testos más o menos epistolares, pero nun ha caer embaxo que yá a primeros del xx Francisco González Prieto enfotárase en da-y un usu más periodísticu a la llingua asturiana. Como recuerda Miguel Ramos Corrada na Historia de la Lliteratura Asturiana, naquel primer periódicu escritu dafechu n’asturianu, l’Ixuxú, de 1901, había «secciones de noticies estranxeres, información local o relixosa y [hasta] información bursátil y del mercáu de valores». Seguramente, poro, la principal aportación d’aquella cabecera que nun sobrevivió al añu foi esa: la de convertise en precedente nel usu periodísticu del idioma. (more…)

Read Full Post »

XOSÉ LLUÍS CAMPAL FERNANDEZ

Na páxina 13 -que se vio que nun yera de mal agüeru- d’El Comercio parióse’l día 8 d’abril de 1978 ‘Alitar Asturies’, cola so perclásica cabecera: un simpáticu debuxu de Muñiz que caltendríase fasta les caberes etapes del minisuplementu quincenal y nel que se reflexaba’l texíu social de la rexón, dende’l pescaor, el mineru y l’ama de casa al universitariu progre, el mecánicu, el campesín o l’empresariu, y ensin escaecese del gaiteru que nun pue faltar nes romeríes. L’enfotu de l’asociación Conceyu Bable -qu’anició ‘Alitar Asturies’ como fueya única y col tiempu féxose ximielga- encaxábase nel procesu de normalización llingüística que les moces xeneraciones naguaben poner en marcha ellí onde más efeutividá podía tener: nos altavoces culturales de la prensa escrita, sabedores de la so penetración nuna bultable franxa llectora comprometida con una clas d’asturianismu práuticu qu’arreblagare penriba’l cliché.
Anque col camín percorríu ‘Alitar Asturies’ conquistó’l drechu de veteranía, nun foi ella la riega pionera, pos del 17 de xineru de 1971 al 13 xunetu de 1975 el rotativu uvieín ‘Región’ apurrió al coleutivu asturianista la denomada ‘Página del bable’, y llueu, en 1974, la revista ‘Asturias Semanal’ emburrió’l puxu cola páxina ‘Conceyu Bable’, na que collaboraben el grupu d’Álvarez, García Arias y Sánchez Vicente. Amás, nel decanu xixonés, y enantes de 1976 na seición infantil ‘El raitán’, al cargu de Francisco Carantoña, incluyíase l’apartáu ‘La nuestra llingua’ con aportaciones enforma suxestives d’escolinos.
Naquel marcu d’espoxigue xeneralizáu surde la llibraúra na que s’enxendrará ‘Alitar Asturies’. Esi úteru nun sedrá otru que la páxina ‘Estaya rexonal’, que ñaz el 20 de febreru de 1976, ye dicir, dos años enantes. Arriendes, en dambos empeños la primer entrega paez calcada. La fueya cola qu’empicipió en 1978 ‘Alitar Asturies’ componíase d’una ‘Presentación’ (que trancábase col glayíu «Asturies llibre rexía por sí mesma»); una batería de ‘Notines’ (informábase de les actividaes del Seminariu de Llingua Asturiana de la Facultá de Filosofía y Lletres con un recital de poesía n’asturianu y -lo que son les coses y les vueltes que da’l mundu- conferencies d’Alarcos, Jesús Neira y Josefina Martínez; emponderábase’l procuru asturianista de la llibrería Alborá y facíase ecu, ente otres anuncies, de l’actuación nel Institutu Calderón de la Barca, de Xixón, de La Bullonera, conxuntu baturru que tomaba «como base musical del so trabayu la música popular aragonesa, coyendo como lletres los problemes del pueblu»), y dos articulinos, ún didáuticu entituláu ‘El bable ye fácil’ y otru d’enrevexináu anticentralismu (‘Los asturcones. ¿Quiciaves los últimos astures?’), onde l’anónimu autor escolforiábase con piticiones d’esti calter: «Tamos nel tiempu d’esfaer el gobiernu madrilanu, de coyer lo de nós. De faer esporpollar los carbayos y les fayes na nuestra tierra. Asina llograremos que, al fin, los asturcones güelvan tar pel monte’l PAÍS ASTUR. (…) Y Asturies será más asturiana, podremos falar, en sin retrucar, del PAÍS ASTUR»; y afitaba’l nome del territoriu con toles lletres en mayúscula.
Pel so llau, ‘Estaya rexonal’ entamó nel añu 76 con una declaración d’intenciones (‘A mou de presentación’); una recatafila de ‘Notes seles’ roblada por M. Tuero Cobián, y na que, al empar que s’acusa recibu de la constitución d’un Conceyu Cultural Asturianu en Barcelona, asoléyase esti comentariu: «El catedráticu Alarcos Llorach, tan nombráu por los anti-bablistas pa sofitar les teoríes de so, afirma n’una revista asturiana la necesidá de llantar el bable nes escueles, como primer pasu pal so adeprendimiento», y un llamamientu (‘La cultura escaecía’) de Xavel Ordiales, onde se contraponía la cultura oficial, «sofitá po les minoríes ‘cultes’ o ‘cultistes’ (conciertos, homenaxes, conferencies de conocíos prohomes o xente famosa)», a otra serie d’iniciatives ufiertaes por «sociedaes culturales más o menos marxinaes, escueles, colexios, universidaes», y a les qu’abellugaría la recién estrenada fueya d’El Comercio.
Nel so segundu númberu recuéyense, por exemplu: l’apaición de ‘Antena’, una revista multicopiada fecha polos guajes d’oficialía de la Fundación Revillagigedo; actos organizaos pola Asociación de Cabeces de Familia de La Calzada y pola Sociedá Cultural Natahoyo; proyeiciones nel cine-club d’Empresariales o l’avisu d’una charra sol Sahara al cargu d’Antonio Masip y otres dos de Pedro de Silva y del sindicalista Xuan Muñiz Zapico, ‘Xuanín’, coles que se pesllaba n’Uviéu la I Xunta d’Entamos Rexonalistes Asturianos.
L’ambigú d’aquella llonxana ‘Estaya rexonal’ esclariaba qué ye lo que quería facer y per ónde nun diba tirar: nun sedría «un d’esos ‘Rinconinos del bable’, asemeyaos a esos otros ‘rincones-pal-ama-de-casa’» y nos qu’el «’vate’ de turno mos soltaba lo meyor de la so collecha llírica, enllena de xanes, moces colloraes, horros y mazanes»; nin tampoco olivaba por facé-y la competencia al «graciosu que, emplegando la nuestra llingua como escudu, mos contaba les aventures de Xuacu cuando quiso entrar col burru nel Ayuntamientu, o de Pepín la primer vegá que fue al cine na ciudá». Plantaríen-y cara a la vertiente más popularizada del asturianu, la semeya costumista y la comicidá festiva, que entós víase, con mui poca perspeutiva, como xirigoncia que tracamundiaba intenciones de más altor cuando namái que nun dexó que s’apagara’l fueu del interés pola llingua cola ferramienta que tenía a mano.
Nel párrafu nuclear del so testu fundacional, defendía ‘Estaya rexonal’ la urxencia de «tratar na nuestra llingua los problemas de la nuestra rexón», porque taba segura de que’l «problema del bable yera un problema de prestixiu», y pruyía-y desterrar la especie de que l’asturianu yera «un castellán mal faláu, daqué propio de xente inculta y que mos dexaría en ridículu si daquién mos pillase falándolo».
El camín de la dignidá había que rozalu pa encarrilar con garantíes d’ésitu un proyeutu embizcante: «Si entamamos a emplegalo con seriedá, falándolo y escribiéndolo en sin vergoña, si conseguimos que los neños lo puean adeprender nes escueles y a estremalo del castellán, y si los medios de difusión y les editoriales collaboren na xera, muy pronto tendremos a la nuesa llingua asitiá nel puestu que i correspuende».
Nel arranque de la so fía o heredera, qu’eso foi ‘Alitar Asturies’, tornamos a ver los mesmos petites: «Asturianos, ye hora yá de puxar pola nuestra tierra, ye hora de tomar conciencia de la nuestra identidá y asumir, en sin vergoña, los nuestros vezos». Si ‘Estaya rexonal’ confesaba que nun diba «resucitar el bable, pues ye ñidio que’l bable nun taba muertu», dende ‘Alitar Asturies’ ñegábase que fuera productu de llaboratoriu: «El nuestru bable ta ahí, al algame de toos y nun val dicir que nun se pescancia».
El filu coneutor ente ‘Alitar Asturies’ y ‘Estaya rexonal’ configura a ésta como l’úteru nel que la trentañera añó’l so futuru.

(d’El Comercio, 03-06-2008)

Read Full Post »

RAMÓN D’ANDRÉS

‘Alitar’ cumple esti mes tres decenios d’esistencia marcaos pola defensa de la llingua, la lliteratura y la cultura asturianes

‘Alitar Asturies’, la sección cultural veterana de la prensa asturiana, fai 30 años redondos de presencia ininterrumpida nes páxines d’EL COMERCIO: una voz n’asturianu que surde de Xixón pa Xixón, p’Asturies y, desque esiste internet, pa España y pal mundu. ‘Alitar Asturies’ ye frutu d’una sucesión d’esfuerzos personales y colectivos, xuníos al apueste qu’a esta sección-y dedicaron los sucesivos directores d’esti diariu. Ye verdá que trenta años ye una carrapotada de tiempu que merez un aniversariu, pero tamién ye verdá que nesta vida nada ye casual, y nesi sentíu nun puedo sentime sorprendíu, porque si hai coses que cumplen 30 años ye porque hai daquién trabayándoles con constancia, y ensin falsa modestia puedo dicir con arguyu qu’eso mesmo, trabayar con constancia, ye lo que ficimos los que-y dimos vida a ‘Alitar Asturies’. Mánfer de la Llera y yo, fíu d’él, siempre tuviemos claro, y más a partir del so décimu aniversariu en 1988, qu’esta sección yera un fitu na historia pública de la nuestra llingua y de la prensa asturiana, y eso funcionaba como un aliciente pa siguir trabayando por ella como les formigues, migayina a migayina.

Pel añu 1978 el movimientu asturianista -el famosu Surdimientu- nun tenía más que tres años de vida, desque naciera l’asociación ‘Conceyu Bable’ nes páxines de la revista ‘Asturias Semanal’. ‘Conceyu Bable’ implantóse en delles poblaciones d’Asturies, como Uviéu, Xixón, Avilés, Llangréu, Mieres, La Pola Siero y otres, onde había grupos de persones -mocedá na so mayoría- que suañaben con superar complexos y esparder l’usu normal de la llingua asturiana en toles actividaes sociales. Equí en Xixón funcionaba un grupu de ‘Conceyu Bable’ mui activu, onde había xente como Andrés Solar, Carlos Rubiera, Constante Álvarez, Dubardu Puente, Elena Fernández Poch, Enedina, Lluvisa Castro, Nel Ricardo Álvarez ‘Nelo’, Teresa González -a quien esti añu se-y dedica la Selmana de les Lletres-, Urbano Rodríguez, Vicente García Oliva, Xosé Lluis Carmona y Xuan Xosé Sánchez Vicente, ente otros. Había dos paisanos, que yeren Aquilino Fernández Abúlez ‘Quilo’ y mio pá, Manuel d’Andrés Fernández ‘Mánfer’. Nos años anteriores, ‘Conceyu Bable Xixón’ llogró que la llingua asturiana tuvieren presente en dos medios de comunicación locales: en Radio Xixón con un programa tituláu ‘Asturies na so cultura y na so llingua’ y n’EL COMERCIO, con una sección titulada ‘Estaya rexonal’.

‘Estaya rexonal’ tuvo un tiempu publicándose, y foi l’auténticu precedente de ‘Alitar Asturies’. Nun momentu determináu, desapaeció. Nel añu 1978, la parte más moza de ‘Conceyu Bable Xixón’ decidiemos qu’había que recuperar la presencia del asturianu nel periódicu xixonés. Con éstes, axuntémonos un grupín, onde tábemos Rubiera, Constante, Nel Ricardo Álvarez, Andrés Solar y otros, y cuntémos-y la idea al director d’El Comercio, el recordáu Francisco Carantoña, proponiéndo-y una sección selmanal n’asturianu. Carantoña, que yera un home con una visión mui lliberal del asuntu llingüísticu, nun lo dudó: dixo que sí. ¿Qué nome-y poner? Nel Ricardo Álvarez dixo: ‘Alitar Asturies’, y asina-y quedó. Na testera púnxose una tira dibuxada por Muñiz, que foi’l distintivu de la sección hasta finales de los 90, cuando EL COMERCIO camudó la so imaxe, con Juan Mari Gastaca como nuevu director.

Nos primeros tiempos, la coordinación d’Alitar Asturies’ funcionó como un trabayu n’andecha: repartíemonos los artículos y les ilustraciones, y llevábemosla a la redacción del periódicu. Pasáu un tiempu, y por comenencies diverses na vida de la xente, atopéme, casi ensin dame cuenta, con qu’Alitar Asturies’ taba coordinándola yo solu, recibiendo, eso sí, collaboraciones más o menos fixes de los collacios de ‘Conceyu Bable Xixón’ y d’otres zones d’Asturies. La verdá ye que llevaba la so xera, porque la mayoría de les collaboraciones llegábente a mano y había que pasales a máquina. Había tamién que correxir munchos escritos. Esti estáu de coses duró hasta 1981. Había cróniques d’actualidá, artículos d’opinión, entrevistes, traducciones de pieces lliteraries, actualidá en llibros, llecciones d’asturianu y hasta tires humorístiques dibuxaes.

En 1981 tuvi que me treslladar a la Universidá de Lleón, y entós ‘Alitar Asturies’ quedó en manes de mio pá. Cuando m’incorporé a la Universidá d’Uviéu nel añu 1985, Mánfer siguió coordinando la sección, na que yo echaba un gabitu, mayormente con artículos de diversu tipu. La verdá ye qu’a mio pá prestába-y iguar lo que yá yeren daquella dos fueyes quincenales; siempre tuvo’l rixu d’escribir, y ye seguro qu’esos años 80 fueron decisivos, gracies a él, pa la continuidá de la sección. Ficiera fríu o calor, los artículos propios escribíalos primero a mano, con una lletra impecable d’escuela de los años 20, y cuando-y paecía que l’artículu yá taba curiosu, metíalu na rolla de la máquina d’escribir y poníase a calcar tecles. El tecléu d’aquella vieya Underwood y el golor de les celtas con filtru en ceniceru d’al llau, son la imaxe viva de toa una época en mio casa.

En 1991 el diariu EL COMERCIO recibió’l Premiu ‘Andrés Solar’, qu’otorga la Xunta pola Defensa de la Llingua, pola sección ‘Alitar Asturies’, siendo Francisco Carantoña quien lu recoyó nun actu celebráu nel Atenéu Obreru. Nesi mesmu añu, al morrer mio ma, volví a faceme cargu de la sección; y en 1996, al treslladame a vivir a Uviéu, ‘Alitar Asturies’ entamó a facese desde la capital. La informática yá taba presente nel mundu domésticu y periodísticu, pero por pexigueres técniques que nunca se pudieron iguar, l’usu del ordenador enxamás me privó de presentame físicamente na redacción d’EL COMERCIO a entregar el disquete y les ilustraciones pal ‘Alitar Asturies’, práctica de la que nun me llibré nin viviendo n’Uviéu.

Recambiu nel añu 2002

Nel añu 2002 les ocupaciones na Universidá d’Uviéu y nel mundu asturianista punxéronme difícil siguir cola sección, y amás facía falta un recambiu. Necesitaba daquién que tuviere capacidá y constancia pa dirixir la sección, y esi daquién foi’l profesor y filólogu candasín Xurde Fernández, que tomó’l relevu con entusiasmu. Foi un aciertu. D’entós p’acá, gracies a Xurde Fernández, Francisco Álvarez y Enrique Carballeira y, por supuestu, al enfotu de la dirección d’EL COMERCIO pola renovación de la sección, tengo que dicir qu’Alitar Asturies’ ye muncho meyor qu’aquella que nos tocó facer. Compruébolo cuando repaso la colección completa del ‘Alitar Asturies’, que fuimos faciendo mio pá y yo y que guardo en casa como un incunable.

L’apegu que-y tengo a EL COMERCIO alita sobre manera los martes cada quince díes. Entós abro’l periódicu y voi directu a la sección de tola vida, con testera remocicada, imaxe moderna, conteníu atrayible y una camaretada de collaboradores d’alta calidá, onde tán Xuan Bello, Vanessa Gutiérrez, Berta Piñán y Xosé Lluis Campal. Y la verdá, préstame ver que la entrañable fueya d’aquel abril de 1978 ta más llozana que nunca, y que forma parte de la vida d’ún. Y entós, cuando echo la primer güeyada a los titulares, siempre me pasa lo mesmo: llégame, de dalguna parte, el tecléu llongueru d’una vieya Underwood y el golor d’unos ‘celtas’ con filtru nun ceniceru al llau.

(d’El Comercio, 29-04-2008)

Read Full Post »