Feeds:
Antradas
Comentairos

Posts Tagged ‘José Fernández-Quevedo y González-Llanos’

XOSÉ LLUÍS CAMPAL FERNÁNDEZ

Mediáu’l branu del primer añu del sieglu XX, l’entusiasta mélicu de l’Occidente Claudio Fernández Luanco, cabeza prencipal de la Sociedá del Teatru d’Avilés, llograba que s’entamaren na villa de Pedro Menéndez les obres pa dotar d’un teatru de ringo-rango a la industriosa comunidá avilesina, qu’entós sólo cuntaba col Teatru-Circo Somines. Anque el proyeutu del prestixosu arquiteutu Manuel del Busto nun fermentaría fasta 1920, cuando se terminó la construición y púnxose-y’l nome del novelista Armando Palacio Valdés.
El domingu 5 d’agostu de 1900, a les seis d’una tarde, dicía la prensa d’entós, con «temperatura plácida y agradable», cellebróse, nun multitudinariu actu públicu, la colocación de la primer piedra del teatru, cola presencia de los marqueses de Pinar del Río, del alcalde Florentino Mesa o de Clarín, el cualu, a la hora de falar, dixo qu’Avilés, «en donde el comercio y la industria crecían y se desarrollaban con pasmosa rapidez, no era posible que olvidase que también debe nutrir su espíritu de las manifestaciones del arte y las letras», sigún recoyía ‘El Diario de Avilés’. Tampoco nun faltaron versos en castellán de Marcos del Torniello, nos que sorrayaba que l’acontecimientu daba la pauta «de lo que puede un pueblo que despierta / de letargo funesto en que se hallaba».
L’anuncia de que diba llevantase l’edificiu allegró enforma a populares versificadores como ye’l casu de José Fernández-Quevedo y González-Llanos, ye dicir Pepín Quevedo, quien va espeyar, nel intre, el so gayoleru aplausu nuna composición dividida en dos partes y entitulada ‘Teatro nuevo’, qu’acoyerá la revista avilesina ‘La Semana’, que s’emprentaba na xixonesa fototipia y tipografía que tenía Octavio Bellmunt na carretera Villaviciosa. La poesía de Pepín Quevedo ye más prosaica y hiperbólica que llírica y curiada, fecha pa una circunstancia puntual y enunciada en primer presona. Fai, de primeres, un cantu desaforáu de les guapures d’Avilés (llega a comparala cola ciudá inglesa de Liverpool y con un llenzu pintáu por Dios), mentres dexa pa depués l’alegatu so la necesidá del centru cultural, allabando l’enfotu del galenu promotor:

I

A mi non me digan cuentos;
Avilés ye munchu guapo
per uquiera que se mire,
y veyéndolu a lo páxaro,
de la Capilla la Lluz
o un migaín más abaxo,
desde’l monte d’Altamira
onde fíliase a lo llargo,
asomeya un Livrepol
en sin l’arruyu mecánico
q’amoria nel puertu inglés,
anque con abondo tráfico.
Avilés… güélvome llocu
si doy en aponderallo;
y toy fierve que te fierve,
y aburuya que ye un plasmo,
y al mes y mediu, toy nel
embeligo del entamo.
Avilés ye un cuadro al ólio
que debujó el día octavo
el mesmu Dios, y pa esu
tuvo’l sétimu escansando;
asina ye que salioi
preferolítico el cuadro.
Y d’aquí remanez que
cuandu aporta q’un babayo
ofiende al pueblo en que di
el primer glaiao humano,
non soy home, soy sirpiente,
gufo, temblo, blinco, rabio,
ruco los dientes y póngome
que conozco yo que falto.

II

Siendo Avilés lo que ye
podrá facesei el cargo
de qu’entá tien algún peru
que i ñuble el méritu bárbaro;
tienlu, el demonio me lleve,
pero eso non ye d’extraño:
¿hay cosa mior qu’el sol?
Pos siendo que ye tan majo,
mirailu co’l cataleyu
y vereislu llen de granos.
Pos Avilés ye lo mesmo
o aparecío, pa’l caso;
pero tien un granu sólo,
el de non tener tiatro.
Verdá ye que tien un círcolo
qu’esmecha pa de verano,
pero en sin decoración
pa un pueblo rico y de rango,
y munchu frío pa ivierno,
y un poco juera de mano.
Los que facen les comedies,
bien falaes bien con cántico,
non s’atopaban en él
y venín de ralo en ralo.
Mermuraba’l forastero,
quexábase’l vecindario
y non se oy más isprisión
q’hay que facer un tiatro.
Ta muy bono de dicir
en sin cuntar con los cuartos;
l’asunto costa un sentío,
diez mil doblilles da cuatro
po lo corto… ¿qué facer?…
En esto el méricu Lluanco,
homín que vienu a la villa
fará cosa de vente años
pa la salú del enfermo
y la alegría del sano,
chose a pidir com’un probe
de puerta en puerta, y ye’l caso
q’al fin axuntó les perres,
lo que se diz un milagro,
pos n’Avilés non apurren
asina los parta un rayo.
El cuentu ye qu’esti mes
(el vente, pa que sepiáislo)
van a dar precipio les obres;
y qu’en poco más d’un año,
allá pa San Agostino
del que vién, diznos don Claudio,
y xura y perxura que
ha tar iguao el tiatro.
El sitiu ye de primera,
y central; cueye el redaño
de la villa, y ha llucir
por todos cuatro costazos
la costrución, que é manífica
según la recen los planos.
Y, pa acabar, digo yo
ferviendu co’l antusiasmo:
¡Viva el que imprentó la idea!
¡Viva el señoritu Lluanco!
Ese carina de cielu,
ese cuerpín resalao,
que allegó de Castorpol
adrede fará vente años,
pa salú de los enfermos
y alborozu de los sanos.

Read Full Post »