Feeds:
Antradas
Comentairos

Posts Tagged ‘Ramón’

IVÁN VILLAR

«¡Qué poca xente con montera picona!», se lamentó nada más empezar la ceremonia, de pie tras un altar decorado con la bandera de Asturias. José Ramón García, el párroco llegado desde Villaviciosa para oficiar en el Museo del Pueblo de Asturias la misa incluida en los actos de la romería de San Pedro, mostró ayer, con el tendayu como púlpito, una firme defensa del folclore y la lengua asturiana, empezando por su propia casa: «Por dar la misa n’asturianu, tamos actuando illegalmente según los cánones de la Ilesia católica. ¡Cómo si Dios nun entendiera toles llingües!». Aún así, la celebró en asturiano, como estaba previsto, y repartió entre el centenar de fieles que acudieron a la temprana cita trípticos con la oportuna traducción de cada una de las oraciones que se iban a rezar, para evitar que alguien se perdiera.

(more…)

Read Full Post »

La sede central del Institutu Cervantes, en Madrid, va acoyer la conferencia “Reflexiones de un ciudadano lingüista acerca del asturiano y su lugar entre las lenguas de España”, que va tar al cargu del profesor de la Universidá d’Uviéu, Ramón d’Andrés. L’actu va celebrase dientro d’un ciclu dedicáu a les llingües ibériques, el xueves 27 de mayu, a partir de les 19:30 hores.

(more…)

Read Full Post »

RAMÓN SORDO SOTRES

Ello é que los nombres de los sitios más curiosos muchas veces son tamién los más polémicos. Asina pasa colas peñas más nombradas de Cangues y Valdeón; al respetive d’ellas equí vienen los topónimos que mi dixeren cientos de pastores colos que jablé:

La pica de 2.478 metros d’altura qu’é la más elevada del conceyu asturianu de Cangues conocíase nos municipios d’Asturies como Peñe Santa o Peña Santa, anque nel d’Amieva tenía otros llamatos. Y los pocos pastores que taban en cuenta de que detrás d’ella pinábase una muchu más ancha, pero que vista del Norte taba mui atapada pola otra, estremaban el topónimu: Peña Santa d’Asturies era la de 2.478 (nombre qu’udíase pocu, pa mí porque dicíase tamién el mui sintíu Peña Santa) y Peña Santa de Castilla la otra de 2.596 metros, pos Castilla é como, sin precisión, llamaban a Lleón, provincia onde, nel conceyu de Valdeón, pínase esta más alta.

(more…)

Read Full Post »

BEATRIZ R. VIADO

«L’asturianu que vien. Observaciones y suxerencies sobre l’asturianu normativu y el so usu» (Ámbitu) ye una reflexón a fondu sobre l’usu de la llingua en campos onde la normativa nun dexa clares les pautes qu’hai que siguir. El filólogu Ramón d’Andrés apunta propuestes y soluciones abiertes pa estos casos, que se topen n’usos tan diferentes como l’adaptación de la toponimia estranxera, los tecnicismos o’l tratamientu de les variedaes xeográfiques. D’Andrés incide tamién na necesidá de crear una normativa ortolóxica.

(more…)

Read Full Post »

El marcu de la V Xornada de la Fundación Caveda y Nava, que va celebrase esti sábadu 13, acueye una mesa redonda na que se van discutir les diferentes perspectives del asturianismu. Ramón d’Andrés, profesor de la Universidá d’Uviéu y miembru de l’Academia de la Llingua y del Seminariu de Llingua Asturiana, analiza nesta entrevista dalgunos aspectos que de xuro se van tratar na xornada de la Fundación.

¿Paezte que ye necesariu l’asturianismu nesti momentu históricu?
Sí, l’asturianismu ye necesariu siempre. Necesariu y inevitable. L’asturianismu surde d’una necesidá d’enderechar determinaes visiones d’Asturies que se consideren inconvenientes o perxudiciales pa los intereses de los asturianos. Polo tanto, l’asturianismu supón un intentu de correxir una parte de la realidá, y aspira llexítimamente a alzase nún de los referentes sociales nel so campu. Los elementos de la cultura y de la identidá colectiva de los asturianos necesiten que daquién faiga de custodiu, en réxime de voluntariáu a tiempu completu, y nesi sen l’asturianismu fai falta. Pero tamién nesi sen, l’asturianismu ye un conceptu mui ampliu, y non solo lo que los «bablistes» entienden por talu.

(more…)

Read Full Post »

MENÉNDEZ PIDAL, Ramón (1906): “El dialecto leonés” in Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, X, 2-3, p. 128-172, 294-311.

(Vía El León Curioso)

Read Full Post »

ANDRÉS, Ramón d’ (2008): Diccionariu toponímicu del conceyu de Xixón. Xixón: Ayuntamientu de Xixón.

(Del Ayuntamientu de Xixón)

Read Full Post »

De les cerca 5.000 llingües que se falen en mundu -l’estudiosu americanu Merritt Ruhlen atrévese a precisar el númberu de 4.764-, munches, sinón la mayoría, tán en grave retrocesu. Esti retrocesu pue significar falar la llingua cada vez más entemecida con otra y con perda de la so personalidá diferencial; o bien pue significar dexar de falala pa pasar a usar otra. El retrocesu pue amosar ritmos diferentes según zones xeográfiques, grupos sociales o situaciones comunicatives. En términos absolutos, el retrocesu mídese por baxada del censu de falantes.

Nes condiciones más abegoses, una llingua pue dexar de falase dafechu y el so censu de falantes reducise a cero. A esti fenómenu dáse-y diversos nomes: el más suave y neutral de toos ye perda. Abandonu refierse a un comportamientu pasivu de la comunidá llingüística. Asimilación, desplazamientu o sustitución aluden a que la llingua piérdese pola presión d’otra llingua sociopolíticamente más potente. La espresión glotofaxa, acuñada por Jean-Louis Calvet, ye mui espresiva: una llingua come otra. Estinción tien connotaciones escarnaes, porque evoca desaniciu d’especies o actividaes propies del Tercer Reich. El términu llingüicidiu ye sangrín: mátase una llingua. D’acordies cola comparanza fúnebre, emplégase tamién muerte aplicao a les llingües: «No a la muerte de las lenguas» de Claude Hagège y «La muerte de las lenguas» de David Crystal son dos llibros del añu 2001.

Si la xente dexa de falar una llingua, quier dicir qu’hai un postrer falante, l’últimu en falala naturalmente. Nestos casos, la precisión de los datos plasma: el postrer falante ye una persona concreta con nome, apellíos y biografía; la fecha del so fallecimientu ye la fecha en que muerre esa llingua. Hai abondos casos conocíos: Dolly Pentreath, muerta en 1777, foi la postrer falante del córnicu o cornuallés, llingua céltica de Gran Bretaña; Shanawdithit, conocida tamién como Nancy April, morrió en 1829 siendo la última falante del idioma beothuk de Terranova; Truganini, fallecida en 1876, foi la postrer falante del idioma de Tasmania, anque hai duda de si foi en realidá Fanny Cochrane Smith, muerta en 1905; el barberu Tuone Udaina, muertu en 1898, foi la última persona que faló dalmáticu, llingua románica de Croacia; Ishi (‘Home’), muertu en 1916, foi’l postrer falante del yana del Norte de California; Luisa Gastelumendi, que morrió nun añu de la primer metá del sieglu pasáu, foi la postrer falante del haush, llingua de la Tierra del Fueu; el pescador Ned Maddrell, que morrió en 1974, foi l’últimu falante del manx o manés, idioma célticu de la Isla de Man; l’escritor francés Armand Lunel, fallecíu en 1977, foi’l postrer falante del xudeoprovenzal o shuadit; Jinbilnggay o Alf Palmer, muertu en 1981, foi l’últimu falante del warrungu, idioma d’Australia; Jack Butler morrió en 1986 siendo l’últimu falante del jiwarli, llingua australiana; el postrer falante de kamas, llingua urálica de Siberia, tenía 82 años en 1987; Rosalinda Nolásquez, muerta en 1987, foi la última falante del cupeñu, llingua del Perú; Topsy, muertu en 1990, foi l’últimu falante del larrikiya d’Australia; el campesín turcu Tevfik Esenç morrió en 1992 siendo’l postrer falante d’ubykh, llingua del Cáucasu; Red Thundercloud («Truena Roxa»), conocíu tamién como Carlos Wéstez y muertu en 1996, foi l’últimu falante de catauba, llingua sioux de Carolina; Maggie y Henry yeren nel 2003 los últimos falantes del yuchi, llingua de Tennessee; nel 2006 tovía vivía a los 94 años el postrer falante del miwok, llingua del Norte de California; nel mesmu 2006, el falante más mozu de la llingua popoluca de Veracruz (México) tenía 70 años. Nesti añu del 2008, en xineru, morrió Marie Smith Jones, postrer falante del eyak, llingua d’Alasca. Y Cristina Calderón Harvan, con más de 80 años, ye la última falante del yagán o yámana, idioma de la Tierra del Fueu.

«Antonio Fernández (1989-2074) de Villar, parroquia d’Almurfe, foi l’últimu home en conocer la llingua tradicional asturiana». Esti ye l’epitafiu que’l protagonista del cuentu «El buelu», escritu por Xosé Álvarez Fernández, atopa en cementeriu d’esi pueblu balmontín. Que l’asturianu desapaeza como llingua viva ye daqué que refugamos con fuerza, pero imaxinando qu’eso aportare a pasar, ¿daría llugar a un postrer falante, como en cuentu? Paezme que non. La verdá ye que l’inolvidable Pin el de Madrid escribió una pieza lliteraria de gran carga poética y simbólica, pero poco verosímil pa col mundu sociollingüísticu real. El fenómenu del postrer falante solo pue dase cuando la llingua en cuestión ye mui diferente de la llingua dominante que la fai desapaecer. Sin embargu, cuando esta (el castellanu) ye de la mesma familia y tien característiques mui asemeyaes, la llingua minorizada (l’asturianu) va amorteciendo pela vía d’entemecese cada vez más cola primera. Neses condiciones, ¿cuándo se pue dicir que se dexa de falar asturianu? Una respuesta ye que cuando la mezcla supera’l 50% de castellanización, coles dificultaes que tien facer una midida d’ello. Otra respuesta ye que cuando naide diz yá nenguna espresión asturiana diferencial, pero esa situación ye difícil d’imaxinar. Sin embargu, nel eusquera sí ye posible atopar la figura del últimu falante, porque nun hai híbridos d’esa mena: Fidela Bernat, fallecida en 1991, foi la última falante del roncalés o variedá eusquérica del Roncal, en Navarra.

La figura del postrer falante tien anecdotariu: dos casos pa comprobalo. En noviembre del añu pasáu informábase qu’en México dos vieyos d’una aldea, los dos últimos falantes de la llingua zoque del istmu de Tehuantepec, enfadáronse y dexaron de falase (que naide s’aballe a comparances con Asturies: nada se diz de que fundaren dos partíos políticos). Pero’l casu más espectacular ye’l que nos cuenta Mark Abley nel llibru «Aquí se habla. Un recorrido por las lenguas amenazadas», referíu al científicu alemán Alexander von Humboldt, que visitaba Brasil a principios del sieglu xix (y nesti casu respiga l’asemeyanza ente atures y astures). Traduzo: «Ente les sombres de les cabañes de Maypure, a Humboldt enseñáron-y un loru falador. Tamién yera una mena de troféu. Nun especificó si yera un ara azul y mariella o un exemplar d’una especie distinta. Yera un ave vieya, una sobreviviente con plumes. Pero la población local atesteraba que “nun entendíen lo que dicía”. Cuando Humboldt-yos entrugó por qué, dixéron-y que’l loru “falaba la llingua de los atures”…, la llingua del pueblu de los güesos resinosos que les sos mules teníen sacao del monte de granitu. La llingua de los atures morriera ente los humanos. La vez postrera que se sintió foi saliendo del picu d’un páxaru».

(de Les Noticies, 17-04-2008)

Read Full Post »

ENTREVISTA | JUAN RAMÓN MORALA
Catedrático de Filología Hispánica de la Universidad de León
Uno de los filólogos que más a fondo ha estudiado el leonés desde una perspectiva puramente científica prepara ya el próximo congreso sobre nuestro dominio lingüístico

E. Gancedo León

Nacido en Palanquinos, orilla del Esla, en 1956, José Ramón Morala es uno de los filólogos que más tiempo ha dedicado al estudio del dominio lingüístico leonés desde una perspectiva tanto histórica como actual. El pasado jueves presentó el libro Ramón Menéndez Pidal y El dialecto leonés , con las actas del congreso del 2006, y ya prepara el nuevo simposio de este año. Pese a que los filólogos de la Universidad leonesa tradicionalmente se han venido manteniendo al margen de los procesos de enseñanza y normalización de este habla, en el congreso del 2008 se abordará, según Morala, la pregunta de «qué queremos que sea el leonés en el siglo XXI».

¿Qué aportó el anterior congreso sobre los cien años de la publicación de «El dialecto leonés» de Menéndez Pidal?

Sobre todo una reflexión profunda, a cargo de expertos de procedencia muy diversa, sobre la situación actual de este dominio, que es muy distinta del momento en el que Pidal publicó sus artículos. Sociológicamente la población ha cambiado mucho. También reflexionamos sobre la figura misma de Pidal, que fue quien creó el concepto leonés tal y como se entiende en filología.

Es de suponer que en estos cien años se habrán perdido muchos rasgos.

Es que los modos de vida han cambiado radicalmente, y eso ha afectado mucho a la lengua, sobre todo al léxico de las labores tradicionales, por ejemplo. Lo cual no quiere decir que ésta desaparezca sin más, puede conservarse en otros ámbitos.

¿Qué objetivos se marcan para el congreso de esta primavera?

Además de seguir planteando estos temas con sosiego y desde una perspectiva académica, con gente llegada de Asturias, Zamora, Salamanca y Miranda, también queremos incluir, digamos, a creadores y usuarios; esto es, habrá una parte filológica y una parte de usuarios, de escritores en leonés.

¿Cómo ve el interés de un sector de la sociedad actual por aprender un leonés normativizado, estándar?

Absolutamente lícito. ¿Cómo vamos a ponerle cortapisas al campo del conocimiento? Si la gente tiene interés, que lo aprenda, otra cosa es qué quiere aprender, cómo se dan esas clases y qué se le puede ofrecer.

¿Podemos, con garantías de éxito, establecer un proceso serio de normalización del leonés o asturleonés en esta región?

Es tremendamente complicado, mucho más de lo que la gente cree. Aquí no cabe el que dos o tres personas se junten y decidan qué vale y qué no. Hay que ver qué tenemos hoy, hay que conocerlo a la perfección, y hay que contar con los hablantes, claro. Lo que no podemos hacer es cubrir ese período de siglos -y que en León no llegó a darse-, por el cual las hablas se nivelan y estandarizan hasta convertirse en lenguas, en unos pocos años. El proceso de creación de un modelo, de un estándar, de una norma culta, repito, es muy complejo.

Entonces, ¿qué hacer?

Antes que académicos o gentes con buena voluntad, la conservación, si se desea, ha de partir de los propios hablantes, y a partir de las variantes que sí se utilizan hoy, que son patrimoniales, que están vivas: la de Cabrera, la del Alto Sil… Y por cierto que esa discusión va a centrar parte del congreso: hablaremos sobre si se puede y cómo se puede crear una norma para el leonés.

Lo ve legítimo.

Habría que hacerlo de forma que se diera una conexión directa con la gente que lo habla. Hay que recuperar a partir de, y no desde cero. Pero es que es complicado, mira el castellano, que es una norma muy flexible, que abarca múltiples variantes; hay veces que oyes hablar a un andaluz y no le entiendes nada, sin embargo, un leonés y un andaluz escriben de la misma manera.

¿A partir de qué momento deja de usarse el leonés en las riberas del Sur y Este?

No hay un momento como tal. Primero estaba el latín, luego fueron surgiendo varias lenguas romances, pero no como modelos únicos enfrentados a otros, sino con límites imprecisos, en un proceso muy largo y gradual. Por ejemplo, hay rasgos que el castellano compartió con el leonés hasta el siglo XV, como el mantenimiento de la efe inicial ( facer ). Y aquí, en León, a diferencia del castellano, no se consolidó una norma específica, como también pasó en otros sitios.

El leonés es, pues, la lengua materna de unos pocos leoneses…

A quien se le esté vendiendo la moto de que con el leonés le están enseñando su lengua materna le están engañando, así de claro. La lengua materna es una, no la elegimos nosotros, ella nos elige. Uno de Sahagún que estudie el habla de Laciana es como si estuviese aprendiendo una lengua extranjera, lo mismo. Una vez oí a alguien que decía: «Perdone que no me exprese en mi lengua materna pero es que no he ido a suficientes clases». En fin, sin comentarios.

Rasgos comunes hay.

Sí, pero no se pueden magnificar. Además, el dominio leonés es eso, rasgos más o menos comunes que alguien agrupó y les dio un nombre. No hay que exagerar su importancia, aunque nos sean entrañables, como los diminutivos en -ín y en -ina , que a mí personalmente me encantan. Además, ¿cómo se va a imponer un modelo genérico de leonés a las zonas con variantes propias, como el pachuezu? ¿No ayudará eso a ayudarlo a morir definitivamente?

Eso deberán decirlo ustedes, los lingüistas.

Simplemente: si una lengua no se utiliza a diario, es que está en una situación dificilísima. ¿Qué queremos, una lengua para tenerla en el frigorífico y usarla de vez en cuando? Eso es entender muy poco lo que es una lengua. Además, no se puede prescindir de instituciones que llevan mucho tiempo trabajando el dominio, como la Academia asturiana.

Read Full Post »

Mañana jueves se presentará el libro ‘Ramón Menéndez Pidal y el Dialecto Leonés’ publicado por el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua y del que es autor el profesor de la Universidad de León José Ramón Morala.

El acto, que se realiza en colaboración con la Diputación Provincial de León, tendrá lugar a las 20,00 horas, en el Instituto Leonés de Cultura.

El libro es el fruto del congreso celebrado en 2006 en la Universidad de León sobre la figura y obra de Ramón Menéndez Pidal y constituye el número 19 de la Colección Beltenebros, del Instituto Castellano y Leonés de la Lengua.

En el año 1906 Ramón Menéndez Pidal publicó ‘El dialecto leonés’, obra que apareció en dos entregas en el número 14 de la Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos. El año 2006, al cumplirse un siglo de su publicación, constituía una buena ocasión para echar un vistazo atrás y analizar la situación actual del leonés.

Partiendo de esta necesidad el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua organizó un encuentro en León en el que se invitó a diversos especialistas a reflexionar sobre lo que significaban esos 100 años transcurridos desde la publicación del trabajo de Pidal. Tras un primer apartado en el que se analizó la figura de Menéndez Pidal en el marco de la Filología hispánica, se sometió a examen lo que su trabajo supuso para el leonés.

Pese a tratar de aspectos muy diversos, todos los textos que se presentan en este volumen tienen en común el haber sido realizados desde el rigor científico y desde la seriedad académica, lo que implica que el objeto de trabajo es únicamente la lengua patrimonial usada realmente por los hablantes y transmitida de generación en generación a lo largo de los siglos, con las interferencias propias de una historia lingüística que es la que es y que no podemos reescribir arbitrariamente.

(de Terra Actualidad, 13-02-2008)

Read Full Post »

Older Posts »